PROYECTO DE LEY DE FINIQUITO ELECTRONICO: ASPECTOS POSITIVOS Y RIESGOS DE LA MODERNIZACIÓN

Por:  Paula Bustos Torres 

Fecha: 10/07/2021

A finales de junio de 2019, en el marco de una modernización tecnológica de los procedimientos de la Dirección del Trabajo se estrenó el infame “finiquito electrónico” considerado como una mejora por la DT y como un pésimo instrumento por los laboralistas.

En este sentido mucho se ha hablado respecto a esta modernización, algunos apuntaban a que por medio de este documento electrónico se vulneran los derechos de los trabajadores al no permitir un elemento muy importante del finiquito que es la reserva de derechos, este documento cuando es suscrito electrónicamente en el portal de la Dirección del Trabajo (“mi DT”) impide la reserva de derechos al trabajador que lo suscribe, dejándolo sin herramientas para poder iniciar acciones legales en caso de discrepar con la causal de despido o con las prestaciones a pagar.

De acuerdo a lo anterior es meritorio mencionar un fallo de la Corte de Apelaciones de Chillan (Rol n° 231-2020) que rechazó un recurso de nulidad interpuesto contra un fallo de primera instancia, en el que el tribunal exigía el requisito de tener la posibilidad de hacer reserva de derechos, situación que no es posible mediante la firma de un “finiquito electrónico”. La corte rechaza este recurso sobre la base de que el finiquito electrónico no tiene el mismo poder liberatorio que un finiquito tradicional, que como bien sabemos permite realizar una anotación junto con la firma indicando la reserva de derechos del trabajador y esto, según el criterio de la corte transgrede los derechos procesales y laborales del trabajador, creando una discriminación arbitraria en contra de los trabajadores que elijan suscribir su finiquito de manera electrónica. A mayor abundamiento, el considerando 4º del fallo indica lo siguiente: “4°. – Que la doctrina y jurisprudencia acepta la reserva de derechos y acciones que pueden efectuar los trabajadores en los finiquitos, considerando la reserva como un acto unilateral que el legislador ha establecido como un derecho irrenunciable del trabajador y que lo habilita para interponer las acciones legales y reclamar por la vía judicial el derecho reservado.”

Con esto resulta evidente que los tribunales consideran un derecho irrenunciable de los trabajadores la posibilidad de realizar la reserva de derechos.

Actualmente con la pandemia del COVID-19 los finiquitos electrónicos han sido considerados como una alternativa ante la dificultad y riesgo de acudir de manera presencial a las notarias a suscribirlos, por lo mismo los empleadores han recurrido a esta modalidad, lo que podría generar en mi opinión una mayor indefensión de los trabajadores ante la dificultad de optar por la modalidad tradicional de finiquito, ya que no podrían realizar reserva de derechos en casos de estar en desacuerdo con algún elemento de este.

En este sentido surge la interrogante de cómo salvaguardar los derechos de los trabajadores frente a esta externalidad del intento de modernización por parte del Estado de los tramites. Respecto a esto actualmente se esta por promulgar un proyecto de ley que dentro de las cosas que establece realiza modificaciones a artículos del código del trabajo que tienden a la modernización y la integración de los sistemas tecnológicos a las relaciones laborales.

Algunos puntos importantes de este proyecto son los siguientes:

  • Se incorpora el art. 162 la obligación al empleador de informar en qué modalidad se otorgará el finiquito, y este de ser en modalidad electrónica igualmente es voluntario y el trabajador puede optar siempre a la modalidad presencial.
  • En el articulo 177 se incorporan incisos que en su objetivo general establecen expresamente la reserva de derechos en el finiquito en modalidad electrónica y además, se establece la obligación del empleador de pagar de manera integra y oportuna los montos que están en acuerdo ya que la reserva de derechos en ningún aspecto impedirá el debido pago de esos montos.
  • Las modificaciones al articulo 177 también incluyen un tratamiento a los vicios del consentimiento en la firma del finiquito electrónico otorgándole la posibilidad de reclamar judicialmente esta situación. Y el poder liberatorio del finiquito se extenderá solo a los aspectos en los que se haya formado el consentimiento.

Este proyecto de ley que esta por ser promulgado ya que esta en su ultimo trámite legislativo va a implicar una modernización completa del sistema actual de finiquito y permitirá a su vez una mayor facilidad para la firma de finiquitos por parte de los trabajadores que además tendrán los mismos derechos en caso de elegir la modalidad electrónica, situación que actualmente genera ciertos problemas ante la poca claridad en cuanto al funcionamiento de este instrumento creado por la DT.

×